Escuchemos a Jesús que camina con nosotros, en la Iglesia

Consistorio PublicoVaticano 22 Feb 2014 (RV).- Ante la presencia de Benedicto XVI, en la Basílica Vaticana, en esta fiesta de la Cátedra de San Pedro, el Papa Francisco presidió el primer Consistorio ordinario público de su pontificado, para la creación de 19 nuevos Cardenales, la imposición de la birreta, la entrega del anillo y la asignación del título o diaconía. En su intensa alocución el Papa Bergoglio destacó que también en este momento Jesús camina delante de nosotros y recordó la primera Misa con los purpurados después de su elección pontificia, con las palabras del Señor: caminar, construir, confesar. Sin olvidar la importancia de que Jesús no vino a enseñar una filosofía o ideología, sino un camino – el de la Cruz – , el Obispo de Roma hizo hincapié en la pasión, muerte y resurrección del Señor. Y alentando a dejarnos convocar por nuestro único Maestro, el Santo Padre indicó lo que la Iglesia necesita: colaboración, comunión, valentía para anunciar el Evangelio, testimonio y oración. Y rogando e invitando a rezar por la paz, en particular en este momento de dolor y de sufrimiento en tantos países del mundo, el Papa Francisco recordó a las comunidades eclesiales y a los cristianos que padecen discriminaciones y persecuciones.

Una fe sin obras no es fe, nos recuerda el Santo Padre

fe sin Obras no es FeVaticano 21 Feb 2014 (RV).-“Una fe que no da fruto en las obras no es fe”. Fue la afirmación con la que el Papa Francisco inició la homilía de la Misa presidida esta mañana en la Casa de Santa Marta. El mundo está lleno de cristianos que recitan demasiado las palabras del Credo y las practican poco. O de eruditos que encasillan la teología en una serie de posibilidades, sin que esa sabiduría tenga luego reflejos concretos en la vida. Es un riesgo que hace dos mil años Santiago había ya temido y que el Papa retomó hoy en su homilía, comentando el pasaje en el que el Apóstol habla de ello en su Epístola. “Su afirmación – observó – es clara: una fe que no da fruto en las obras, no es fe”: “También nosotros nos equivocamos muchas veces sobre esto: ‘Pero yo tengo tanta fe’, escuchamos decir. ‘Yo creo todo, todo…’. Y tal vez esta persona que lo dice tiene una vida tibia, débil. Su fe es como una teoría, pero no está viva en su vida. El Apóstol Santiago, cuando habla de fe, habla precisamente de la doctrina, de aquello que es el contenido de la fe. Ustedes pueden conocer todos los mandamientos, todas las profecías, todas las verdades de fe, pero si esto no se pone en práctica, no lleva a las obras, no sirve. Podemos recitar el Credo teóricamente, también sin fe, y hay tantas personas que lo hacen así. ¡También los demonios! Los demonios conocen muy bien aquello que se dice en el Credo y saben que es Verdad”.
Las palabras del Santo Padre resuenan en la aserción de Santiago: “¿Tú crees que hay un solo Dios? Haces bien; también los demonios lo creen y tiemblan”. La diferencia, agregó el Papa, es que los demonios “no tienen fe”, porque “tener fe no es tener un conocimiento”, sino “recibir el mensaje de Dios” traído por Cristo.
En el Evangelio – prosiguió el Pontífice – se encuentran dos signos reveladores de quien “sabe aquello que se debe creer, pero no tiene fe”. El primer signo es la “casuística”, representado por aquellos que preguntaban a Jesús si fuese lícito pagar los impuestos o cual de los siete hermanos del marido habría tenido que casarse con la viuda. El segundo signo es “la ideología”: “Los cristianos que piensan en la fe como un sistema de ideas, ideológico: existían también en tiempos de Jesús. El Apóstol Juan dice de ellos que son el anticristo, los ideólogos de la fe, de cualquier tipo sean. En aquel tiempo existían los gnósticos, pero habrá tantos otros… Y así, estos que caen en la casuística o aquellos que caen en la ideología son cristianos que conocen la doctrina pero sin fe, como los demonios. Con la diferencia que unos tiemblan, los otros no: viven tranquilos”.
Al contrario, recordó Francisco, en el Evangelio hay también ejemplos de “personas que no conocen la doctrina pero que tienen mucha fe”. El Obispo de Roma citó el episodio de la Cananea, que con su fe consigue la sanación para su hija, víctima de una posesión, y la Samaritana que abre su corazón porque – dijo el Papa “encontró no verdades abstractas”, sino a “Jesucristo”. Y también el ciego sanado por Jesús y que por este motivo es interrogado por los fariseos y los doctores de la Ley hasta que se arrodilla con humildad y adora a quien lo ha sanado. Tres personas que demuestran cómo la fe y el testimonio sean indisolubles: “La fe lleva siempre al testimonio. La fe es un encuentro con Jesucristo, con Dios, y de allí nace y te lleva al testimonio. Es esto lo que el Apóstol quiere decir: una fe sin obras, una fe que no te involucre, que no te lleve al testimonio, no es fe. Son palabras y nada más que palabras”.

El Papa pide oraciones por su ministerio en la festividad de la Cátedra de San Pedro Apóstol

Ministerio PetrinoVaticano, 19 Feb 2014 (VIS).- En los saludos en diversos idiomas, el Papa ha recordado a los peregrinos polacos presentes en la audiencia que el sábado próximo es la festividad de la Cátedra de San Pedro Apóstol, “un día de comunión especial de los creyentes con el Sucesor de Pedro y con la Santa Sede”. “Os doy a todos las gracias -ha dicho- por las oraciones en favor de mi ministerio petrino y por el testimonio de vida dado en Cristo para edificar la comunión eclesial”.
También ha saludado a los participantes en el simposio “Sacrosanctum Concilium, gratitud y compromiso, por un gran movimiento de comunión eclesial”, acompañados por el cardenal Antonio Cañizares Llovera, Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, así como a los que forman parte de la Asamblea Plenaria de la Pontificia Academia de la Vida, que celebran el XX aniversario de su fundación, invitándoles a “proseguir en su preciosa obra al servicio del Evangelio de la Vida”.

Acercarse al sacramento de la Penitencia para recibir el abrazo del Padre

ReconciliacionVaticano 19 Feb 2014 (RV).- El Santo Padre Francisco volvió a encontrarse con miles de fieles y peregrinos en la Plaza de San Pedro para la audiencia semanal. La catequesis de este miércoles estuvo centrada en el sacramento de la Reconciliación “auténtico tesoro, que en ocasiones corremos el peligro de olvidar”. El Obispo de Roma nos recordó que el perdón de los pecados no es fruto de nuestro esfuerzo personal, sino don del Espíritu Santo que nos purifica con la misericordia y la gracia del Padre. “La Confesión, que se realiza de forma personal y privada, no debe hacernos olvidar su carácter eclesial”. “No basta pedir perdón al Señor interiormente; es necesario confesar con humildad los propios pecados ante el sacerdote, que representa a Dios y a la Iglesia”, puntualizó el Papa, quien invitó a todos a acercarse al sacramento de la Penitencia y recibir así el  abrazo de la infinita misericordia del Padre, “que está siempre dispuesto a acogernos.”

Otro gesto de sencillez: El Papa viajará como un ciudadano común, con pasaporte argentino

Papa Pasaporte ArgentinoVaticano 18 Feb 2014 (RV).- A casi un año de su elección al pontificado, el Papa Francisco sigue dando muestras de su sencillez cotidiana, al decidir ahora seguir viajando por el mundo con su pasaporte de siempre, el argentino, que tramitó la última semana junto al nuevo DNI.
“Su Santidad se comunicó con el embajador de Argentina ante la Santa Sede y le informó que quería seguir viajando por el mundo con el pasaporte argentino, por lo que el pasado viernes a través del centro digital que tiene la embajada en Roma se inició la tramitación”, aseguró el ministro del Interior argentino, Florencio Randazzo.
“Francisco pidió expresamente no gozar de ningún privilegio por lo que tanto su Nuevo DNI y el Pasaporte han seguido las vías administrativas normales”, acotó el funcionario.
Según se informó, después de la celebración del Día de San Valentín, donde el Papa Bergoglio recibió a miles de novios en la Plaza San Pedro del Vaticano, el ex primado de la Argentina se dirigió al centro digital que funciona en Roma y realizó personalmente el trámite como cualquier ciudadano: se le tomó una foto digital, su huella y su firma en unos 15 minutos. En los próximos días, ambos documentos será recibidos en el Domus de Santa Marta en el Vaticano, donde declaró residencia el sumo pontífice.

Papa y cardenales condenan la violencia en nombre de la afiliación religiosa

Cardenales ConsistorioVaticano 21 Feb 2014 (RV).- El director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, el Padre Federico Lombardi, informó en su habitual encuentro con los periodistas que esta mañana participaron 150 cardenales en el Consistorio extraordinario sobre la familia convocado por el Papa Francisco. También informó que los purpurados saludaron calurosamente al Cardenal Silvano Piovanelli que hoy cumple 90 años de edad, y que a las siete de la mañana concelebró la Santa Misa con el Santo Padre en la Capilla de la Casa de Santa Marta.
Los participantes en el Consistorio encargaron al también Director General de nuestra emisora, Radio Vaticano, que leyera una declaración, aprobada por el Santo Padre, que resume los pensamientos del Papa Francisco y del Colegio Cardenalicio y que publicamos a continuación:
“Durante el Consistorio extraordinario, el Santo Padre y el Colegio Cardenalicio elevaron al Señor una oración especial por los muchos cristianos que, en diferentes partes del mundo son, cada vez con más frecuencia, víctimas de actos de intolerancia o persecución. A cuantos sufren por causa del Evangelio, el Santo Padre y los cardenales desean renovar la seguridad de su oración constante, exhortándolos a permanecer firmes en la fe y a perdonar de corazón a sus perseguidores, a imitación del Señor Jesús.
De igual manera, el pensamiento del Papa y los cardenales se dirige también a las naciones que, en este período, están desgarradas por conflictos internos, o por graves tensiones lesivas de la normal convivencia civil, como en Sudán del Sur o en Nigeria, donde una serie constante de atentados siega numerosas vidas inocentes, en un creciente clima de indiferencia. En estas horas, suscita especial preocupación la dramática evolución de la situación en Ucrania, para la que se desea que cese prontamente toda acción violenta y se restablezcan la concordia y la paz.
También preocupa mucho la persistencia del conflicto en Siria, que parece lejos de encontrar una solución pacífica y duradera, así como el de la República Centroafricana, que cada día asume proporciones más grandes. Cada vez es más urgente una iniciativa de la comunidad internacional para promover la paz y la reconciliación internas, garantizar el restablecimiento de la seguridad y del Estado de derecho y permitir el acceso indispensable a las ayudas humanitarias.
Desgraciadamente, se tomó nota de que muchos de los conflictos actuales se describen como de naturaleza religiosa, a menudo enfrentando subrepticiamente a cristianos y musulmanes, cuando se trata de conflictos cuyas raíces primarias son de naturaleza étnica, política o económica.
Por su parte, la Iglesia católica, condenando cualquier violencia perpetrada en nombre de la afiliación religiosa, no dejará de continuar sus esfuerzos por la paz y la reconciliación, a través del diálogo interreligioso y las múltiples obras de caridad que diariamente prestan ayuda y apoyo diario a los que sufren en cualquier lugar del mundo”.
Después de leer el comunicado, el Padre Lombardi informó do sobre el desarrollo de la jornada de hoy durante la cual el Papa anunció el nombre de los tres presidentes del Sínodo sobre la Familia: los cardenales André Vingt Trois, arzobispo de París, Francia; Luis Antonio G. Tagle, arzobispo de Manila, Filipinas; y Raymundo Damasceno Assis, arzobispo de Aparecida, Brasil. Tres representantes de tres continentes.
Las intervenciones, entre la tarde de ayer y la mañana de hoy, fueron 43. Entre los temas abordados destacó la concepción de la familia según la perspectiva antropológica cristiana y su valoración en el contexto de la cultura secularizada que posee una concepción diversa de la familia, de la sexualidad y de la persona y en la que el enfoque cristiano se encuentra a veces en dificultad. “La reflexión no se desarrolló en un clima de lamentaciones – comentó el Padre Lombardi – sino de realismo, de constatar la dificultad cristiana en una cultura que va, prevalentemente, en otra dirección.
Se citó varias veces la “Teología del cuerpo” enunciada por Juan Pablo II, así como la encíclica “Familiaris consortio”, y el Catecismo de la Iglesia Católica”. Otra cuestión fue la pastoral de la familia en diversos ámbitos, insistiendo sobre todo, en la preparación al matrimonio y en la espiritualidad conyugal y familiar”.
Se trató también el problema de los divorciados que se han vuelto a casar desde el punto de vista jurídico canónico y se habló de los procedimientos de nulidad para mejorarlos y simplificarlos. Sobre la admisión a los sacramentos de los divorciados que se han vuelto a casar las intervenciones fueron amplias y profundas, aunque no hubo ni decisiones ni pronunciamientos al respecto.
“Aquí tampoco el clima fue de tensión o de ansia, sino muy positivo, de discernimiento, de búsqueda conjunta del camino para conjugar lo mejor posible la fidelidad a las palabras de Jesús con la misericordia divina y la atención a las situaciones concretas, siempre con gran
sensibilidad”, dijo el director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, reiterando que si bien no se deba esperar del Consistorio una orientación unitaria, sí se produjo una introducción alentadora a la tarea del Sínodo, que si trabaja con esta amplitud de horizontes, estará en buen camino para progresar en la respuesta pastoral de la Iglesia a las esperanzas, muy sentidas, en este ámbito.
Por último los cardenales debatieron sobre algunos contextos específicos de la pastoral familiar, como la emigración o la ignorancia religiosa.

Simposio a 50 años de la Constitución conciliar Sacrosanctum Concilium

Const Sacrosanctum ConciliumVaticano 18 Feb 2014 (RV).- En el 50º aniversario de la Constitución conciliar Sacrosanctum Concilium, que fue promulgada por el Papa Pablo VI el 4 de diciembre de 1963, empezó este martes en Roma un simposio organizado por la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos. Un simposio en la Pontificia Universidad Lateranense, hasta el 20 de febrero, que tiene como objetivo conmemorar este importante documento conciliar sobre la sagrada liturgia.
El simposio tendrá una parte de reflexión teológica y pastoral, ofrecerá también un importante lugar a las celebraciones y los momentos de oración, y contará, asimismo, con espacio para la belleza del arte al servicio de le liturgia representada con conciertos y exposiciones. Uno de los momentos culminantes del encuentro será este miércoles, 19 de febrero, cuando los participantes encontrarán al Santo Padre durante la Audiencia General.
Los Padres del Concilio Vaticano II -recordaba el cardenal Antonio Cañizares, prefecto de la Congregación- al demostrar la prioridad que dieron a la liturgia aprobando en primer lugar la Constitución Sacrosanctum Concilium dejaron claro que “lo primero es la adoración: Dios por encima de todo. Partiendo, pues, con el tema de la liturgia, todos los padres conciliares se pusieron explícitamente bajo la luz de la primacía de Dios, destacándolo, al mismo tiempo, como una referencia segura del camino a seguir para el futuro.
El subsecretario del dicasterio del Culto Divino, Juan Miguel Ferrer precisó que “los temas sobre la teología que se desarrollarán en estos días servirán para todos, para la liturgia de la forma ordinaria o extraordinaria, para otras liturgias occidentales no romanas e incluso para liturgias de oriente”, porque esta es la intención y el subtítulo del convenio: “por un gran movimiento de comunión eclesial”.

El Consejo de cardenales se reúne con el Papa

Consejo CardenalesVaticano, 18 Feb 2014 (news.va).- La Comisión referente del Instituto para las obras de religión (IOR) participó el martes 18 de febrero, por la mañana, en el encuentro con el Papa y el Consejo de cardenales en la Casa Santa Marta. Tras celebrar la misa matutina con el Papa, los purpurados se reunieron con el Pontífice para oír a la Comisión, encabezada por el cardenal Farina. Los trabajos se desarrollaron en un «clima de notable interés por parte de los cardenales», que plantearon «también preguntas de profundización para comprender bien la materia».
Uno de los puntos sobre los cuales se centraron, es el de la «misión de las obras de religión», con el fin de afrontar «las cuestiones referidas a las instituciones de la Santa Sede en relación con la misión de la Iglesia en el mundo, y no sólo las actividades económicas de horizonte limitado». En tal sentido se consideraron «de modo articulado y amplio» la «realidad del IOR, las causas, los problemas que pudieron existir incluso en el pasado». Y se indicaron «algunas posibles orientaciones para la renovación y el planteamiento del Instituto». Aunque «no se tomó ninguna decisión», precisó el director de la Sala de prensa, se limitaron sólo a «un informe muy amplio y detallado, un informe apreciado por su modo completo y profundo, con la mirada también a posibles direcciones de orientación».
Al referirse al encuentro del día anterior con la Comisión para la reorganización de las actividades económico-financieras de la Santa Sede, el padre Lombardi precisó que los dos organismos referentes «tienen tareas distintas, sin embargo, el Papa trata de ver el contexto en su conjunto, al proyectar una renovación de la organización de las instituciones». Además, el Pontífice no expresó «cuándo y cómo» se deba considerar «finalizada» la tarea de las Comisiones.
En ambos encuentros participaron monseñor Xuereb, en calidad de delegado del Santo Padre para las dos Comisiones, y el secretario de Estado Pietro Parolin.

El Papa renueva la Comisión de vigilancia del Banco Vaticano

Banco VaticanoVaticano, 15 Ene 2014 Radio Vaticana (RV).- En el mediodía de hoy, la Oficina de Prensa de la Santa Sede hizo público un comunicado en el que se informa que el Papa Francisco ha renovado para los próximos cinco años, la Comisión Cardenalicia de vigilancia del Instituto para las Obras de Religión (IOR), que ahora resulta compuesta por los Cardenales: Christoph Schönborn, Arzobispo de Viena; Thomas Christopher Collins, Arzobispo de Toronto; Jean-Louis Tauran, Presidente del Pontificio Consejo para el Dialogo Interreligioso; Santos Abril y Castelló, Arcipreste de la Basílica Papal de Santa María la Mayor; y por Monseñor Pietro Parolin, Secretario de Estado.
Dicha Comisión Cardenalicia se reúne al menos dos veces al año para examinar las cuentas sometidas a revisión externa según los principios contables internacionales (IAS). Tal y como se puede leer en la página web del Instituto (www.ior.va), ésta examina además los informes sobre los principales procesos de negocios y la estrategia presentada por el Presidente del Consejo de Superintendencia. Finalmente, vigila también la fidelidad a las disposiciones de los estatutos y nombramientos de los miembros del Consejo de Superintendencia.

“Pidamos al Señor que nos ayude a no ser puros legalistas, hipócritas, corruptos, tibios en la fe, sino a ser como Jesús.” Dijo el Papa Francisco

Homilia 14 Ene 2014Vaticano, 14 Ene 2014 (RV).- Cuatro modelos de creyentes, para reflexionar sobre el verdadero testimonio del cristiano. En la Misa matutina celebrada en la Capilla de la Casa de Santa Marta, el Papa Francisco se inspiró en las figuras presentes en las Lecturas del día para subrayar que la novedad que trajo Jesús es el amor de Dios por cada uno de nosotros. Y puso en guardia ante las actitudes hipócritas o legalistas que alejan a la gente de la fe.
Francisco se detuvo en su homilía en los cuatro modelos de creyentes: Jesús, los escribas, el sacerdote Elí y sus dos hijos, también ellos sacerdotes. Al respecto observó que el Evangelio nos dice cuál era “la actitud de Jesús en su catequesis”, a saber, que “enseñaba como uno que tiene autoridad y no como los escribas”. Y afirmó que estos últimos “enseñaban, predicaban, pero ligaban a la gente con tantas cosas pesadas sobre sus hombros, y la pobre gente no podía ir adelante”:
“Y Jesús mismo dice que ellos no movían estas cosas ni siquiera con un dedo, ¿no? Y después dirá a la gente: ‘¡Hagan lo que dicen pero no lo que hacen!’. Gente incoherente… Pero siempre estos escribas, estos fariseos, es como si bastonearan a la gente, ¿no? ‘Deben hacer esto, esto y esto’, a la pobre gente… Y Jesús dijo: ‘Pero, así ustedes cierran – ¡lo dice a ellos! – la puerta del Reino de los Cielos. ¡No dejan entrar, y ni siquiera ustedes entran!’. Es una manera, un modo de predicar, de enseñar, de dar testimonio de la propia fe… Y así, cuántos hay que piensan que la fe sea algo así…”.
En la Primera Lectura, tomada del Libro de Samuel – prosiguió el Papa – encontramos la figura de Elí, “un pobre sacerdote, débil, tibio” que “dejaba hacer tantas cosas feas a sus hijos”. Elí estaba sentado contra la jamba de la puerta del Templo del Señor y mira a Ana, una señora “que rezaba a su modo, pidiendo un hijo”. Esta mujer – afirmó el Santo Padre – “rezaba como reza la gente humilde: simplemente, pero desde el corazón, con angustia”. Ana “movía los labios”, como hacen “tantas mujeres buenas en nuestras iglesias, en nuestros santuarios”. Oraba así “y pedía un milagro”. Y el anciano Elí la miraba y decía: “Pero, ¡ésta está borracha!” y “la despreció”. Él – dijo Francisco – “era el representante de la fe, el dirigente de la fe, pero su corazón no sentía bien y despreció a esta señora”:
“Cuántas veces el pueblo de Dios no se siente querido por aquellos que deben dar testimonio: por los cristianos, por los laicos cristianos, por los sacerdotes, por los obispos… ‘Pero, pobre gente, no entiende nada… Debe hacer un curso de teología para entender bien. Pero, ¿por qué tengo cierta simpatía por este hombre? Porque en su corazón todavía tenía la unción, porque cuando la mujer le explica su situación, Elí le dice: ‘Ve en paz, y que el Dios de Israel te conceda lo que le has pedido. Salta a la vista la unción sacerdotal: pobre hombre, la había escondido dentro de su pereza… es un tibio. Y después termina mal, pobrecito”.
Sus hijos – prosiguió diciendo el Papa – no se ven en pasaje de la Primera Lectura, pero eran aquellos que administraban el Templo, “eran bandidos”. “Eran sacerdotes, pero bandidos”. “Iban detrás del poder, detrás del dinero – dijo Francisco – explotaban a la gente, se aprovechaban de las limosnas, de los dones” y “el Señor los castiga fuertemente”. Y observó que ésta “es la figura del cristiano corrupto”, “del laico corrupto, del sacerdote corrupto, del obispo corrupto, que se aprovecha de su situación, de su privilegio de la fe, de ser cristiano” y “su corazón termina corrupto”, como sucedió a Judas. De un corazón corrupto – añadió el Obispo de Roma – sale “la traición”. Judas “traiciona a Jesús”. Los hijos de Elí son, por tanto, el tercer modelo de creyente. Y, después, está el cuarto, Jesús. Y de Él la gente dice: “¡Este enseña como uno que tiene autoridad: esta es una enseñanza nueva!” Pero ¿dónde está la novedad?, se preguntó el Papa Francisco. Es “el poder de la santidad, la novedad de Jesús es que consigo trae la Palabra de Dios, el mensaje de Dios, es decir el amor de Dios por cada uno de nosotros”. Jesús – reafirmó el Pontífice – “acerca a la gente a Dios y para hacerlo se acerca Él: está cerca de los pecadores”. Jesús perdona a la adúltera, “habla de teología con la Samaritana, que no era un angelito”. Jesús “busca el corazón de las personas, Jesús se acerca al corazón de las personas. A Jesús sólo le interesa la persona, y Dios”. Jesús “quiere que la gente se acerque, que lo busque y se siente conmovido cuando la ve como ovejas sin pastor”. Y toda esta actitud “es aquella de la que la gente dice: ‘¡Pero, ésta es una enseñanza nueva!’”. No – observó el Papa –, “no es nueva la enseñanza: es el modo de hacerla, nueva. Es la transparencia evangélica”:
“Pidamos al Señor que estas dos Lecturas nos ayuden en nuestra vida de cristianos: a todos. Cada uno en su puesto. A no ser puros legalistas, hipócritas como los escribas y los fariseos. A no ser corruptos como los hijos de Elí. A no ser tibios como Elí, sino a ser como Jesús, con ese fervor de buscar a la gente, de curar a la gente, de amar a la gente y con este decirle: ‘¡Pero si yo hago esto tan pequeño, piensa cómo te amo yo, cómo es tu Padre!’. Ésta es la enseñanza nueva que Dios pide de nosotros. Pidamos esta gracia”.