El trabajo es un elemento fundamental para la dignidad humana

Play Francisco en el Dia del Trabajo

Dia del TrabajoVaticano, 2 may 2013 (VIS).-La importancia del trabajo y la contemplación de Jesús, siguiendo el ejemplo de José y María, han sido los temas centrales de la primera catequesis del Papa del mes de mayo que ha coincidido con la festividad de San José obrero.
Ante más de 70.000 personas reunidas en la Plaza de San Pedro para asistir a la audiencia general de los días miércoles, el Papa ha explicado que Jesús “entra en nuestra historia, viene en medio de nosotros, naciendo de María por obra de Dios, pero con la presencia de san José, el padre legal que lo custodia y le enseña también su trabajo… el oficio de carpintero, en el taller de Nazaret, compartiendo con él el empeño, la fatiga, la satisfacción y también las dificultades de cada día. Esto nos recuerda la dignidad y la importancia del trabajo. El Libro del Génesis narra que Dios creó al hombre y a la mujer confiándoles la tarea de llenar la tierra y de dominarla, que no significa explotarla, sino cultivarla y custodiarla, cuidarla con la propia obra”.
El trabajo “forma parte del plan de amor de Dios: nosotros estamos llamados a cultivar y custodiar todos los bienes creados y de este modo participamos en la obra de creación .El trabajo es un elemento fundamental para la dignidad de una persona… nos hace semejantes a Dios, que ha trabajado y trabaja, actúa siempre; da la capacidad de mantenerse a sí mismos, a la propia familia, de contribuir al crecimiento de la propia Nación. Y aquí – ha añadido el pontífice- pienso en las dificultades que, en varios países, encuentra hoy el mundo del trabajo y de la empresa; pienso en cuantos, y no sólo jóvenes, están desempleados, muchas veces debido a una concepción economicista de la sociedad, que busca el provecho egoísta, más allá de los parámetros de la justicia social”.
“Quiero invitar a todos a la solidaridad y exhortar a los responsables de la cosa pública a que lleven a cabo todos los esfuerzos posibles para dar nuevo impulso al empleo. Esto significa preocuparse por la dignidad de la persona; pero sobre todo quisiera decir que no hay que perder la esperanza. También san José tuvo momentos difíciles, pero nunca perdió la confianza y supo superarlos, convencido de que Dios no nos abandona”.

Marcar el Enlace permanente.

No se admiten más comentarios