La acción del Espíritu Santo guía a la iglesia y a cada uno de nosotros

Audiencia Gral 15May2013Vaticano, 15 may 2013 (VIS).- La acción que el Espíritu Santo lleva a cabo en la guía de la Iglesia y en cada uno de nosotros ha sido el tema elegido por el Papa Francisco para la catequesis de la audiencia general en estos días ya muy próximos a Pentecostés.
“Vivimos en una época en la que se es bastante escéptico respecto a la verdad”, ha dicho el Santo Padre a las más de 75.000 personas presentes en la Plaza de San Pedro. “Benedicto XVI ha hablado muchas veces del relativismo, es decir, la tendencia a creer que no hay nada definitivo y a pensar que la verdad proceda del consenso o de aquello que satisfaga nuestros deseos. . Aquí me viene en mente la pregunta de Pilatos cuando Jesús le revela el sentido profundo de su misión: “¿Qué es la verdad?” . Pilatos no entiende que “la” Verdad está enfrente de él; no puede ver a Jesús el rostro de la verdad, que es el rostro de Dios,…La verdad no se aferra como una cosa: se encuentra. No es una posesión, es un encuentro con una Persona”.
“Pero, ¿quién nos hace reconocer que Jesús es “la” Palabra de verdad, el Hijo unigénito de Dios Padre? San Pablo enseña que “nadie puede llamar a Jesús Señor, sino por el Espíritu Santo” …a quien Jesús llamaba el “Paráclito” que significa “el que viene en nuestra ayuda”, el que está a nuestro lado para sostenernos en este camino de conocimiento”.
¿Cuál es entonces la acción del Espíritu Santo?. “En primer lugar -ha explicado el Pontífice- recuerda y graba en los corazones de los creyentes las palabras que Jesús ha dicho y precisamente, a través de estas palabras, la ley de Dios…. se inscribe en nuestros corazones y se convierte en el principio de evaluación de nuestras decisiones y de guía en las acciones cotidianas; se convierte en un principio de vida”.
El Espíritu Santo, como promete Jesús, “nos conduce “a toda la verdad”; nos lleva no sólo al encuentro con Jesús, que es la plenitud de la verdad, sino que nos guía “dentro” de la Verdad; es decir, nos hace entrar en una comunión cada vez más profunda con Jesús, dándonos la inteligencia de las cosas de Dios.

Marcar el Enlace permanente.

No se admiten más comentarios