Francisco en una favela abraza a los marginados de Brasil y del mundo

Francisco en favelaRío de Janeiro, 25 jul 2013  (RV) El jueves por la mañana se realizó una de las visitas más esperadas del Papa en el marco de su viaje a Rio. Francisco llegó a una favela para recordar que las personas más sencillas pueden dar al mundo una valiosa lección de solidaridad, “una palabra a menudo olvidada u omitida, porque es incómoda”. En la Comunidad de Varginha, asentada en la favela “Ciudad de Dios”, abrazando idealmente todas las periferias de Brasil y del mundo, el Obispo de Roma recordó que “nadie puede permanecer indiferente ante las desigualdades que aún existen en el mundo”, e instó a que “cada uno, según sus posibilidades y responsabilidades, ofrezca su contribución para poner fin a tantas injusticias sociales”.
Francisco subrayó que “no es la cultura del egoísmo, del individualismo, que muchas veces regula nuestra sociedad, la que construye y lleva a un mundo más habitable, sino la cultura de la solidaridad; no ver en el otro un competidor o un número, sino un hermano”. “Ningún esfuerzo de ‘pacificación’ será duradero, ni habrá armonía y felicidad para una sociedad que ignora, que margina y abandona en la periferia una parte de sí misma”. A los habitantes de Varginha – y con ellos a todos los habitantes de las periferias existenciales del mundo- el Obispo de Roma les repitió que no están solos. “La Iglesia está con ustedes, el Papa está con ustedes. Llevo a cada uno de ustedes en mi corazón y hago mías las intenciones que albergan en lo más íntimo: la gratitud por las alegrías, las peticiones de ayuda en las dificultades, el deseo de consuelo en los momentos de dolor y sufrimiento”

Marcar el Enlace permanente.

No se admiten más comentarios