Francisco sorprende telefónicamente a su vendedor de periódicos en Buenos Aires

El diarero de BergoglioBUENOS AIRES, 20 Mar. 13.-El Papa Francisco llamó por teléfono el lunes 18 de marzo al quiosco en el que todos los días adquiría su diario en Buenos Aires, para saludar al dueño y pedir por favor que ya no se lo manden pues, ya no necesitará que lo hagan.
En declaraciones al diario argentino La Nación, Daniel del Regno confesó que “entré en shock, me puse a llorar, no sabía qué decirle”. “Me agradeció por el tiempo en el que le acercamos el diario y me mandó un saludo para la familia”, recordó.  “Le dije que se cuidara, que lo iba extrañar, que le mandaba un beso grande y le pregunté si existía la posibilidad de verlo de vuelta alguna vez. Me dijo que de acá a un tiempo eso va a ser muy complicado, pero que siempre iba a estar presente”.
Al concluir la conversación telefónica, el Papa le pidió que rezara por él.
Luis del Regno, el dueño del quiosco y padre de Daniel, señaló que a Bergoglio le dejaban el periódico en su vivienda de lunes a sábado, y los domingos, el ahora Papa Francisco, “a las 5:30 pasaba por el quiosco, compraba “La Nación”, charlaba unos diez minutos y se tomaba el colectivo 28 para ir a Lugano a dar mate cocido a chicos, a gente enferma”.
Luis asegura que se le pone “la piel de gallina” al recordar la sencillez del Papa Francisco.
“En junio bautizó a mi nieto, fue una emoción impresionante. Y ayer llamó a mi hijo al quiosco, desde Roma, para saludar y para decirle que no lleváramos más el diario porque no iba a estar más. Es algo imborrable en mi vida, yo sé lo que es: un tipo único”, aseguró

Marcar el Enlace permanente.

No se admiten más comentarios