La trata de personas es una vil actividad, una vergüenza para la sociedad

Desplazados2013-05-24 Radio Vaticana (RV).-  En ocasión de la vigésima Sesión Plenaria del Pontificio Consejo de la Pastoral para los Migrantes e Itinerantes, el Santo Padre recibió a los participantes.
El Papa reflexionó sobre el tema de la Plenaria que lleva por título:”La solicitud pastoral de la Iglesia en el contexto de las migraciones forzadas”, llamando la atención sobre los millones de refugiados y desplazados en el mundo, y la plaga del tráfico de seres humanos que cada vez más afecta a niños, involucrados en las peores formas de explotación.
¡La “trata de personas” es una vil actividad, una vergüenza para nuestras sociedades que se llaman civilizadas! ¡Explotadores y clientes, a todos los niveles, deberían hacer un serio examen de conciencia ante sí mismos y ante Dios! La Iglesia renueva hoy su firme llamamiento para que siempre sean tuteladas la dignidad y la centralidad de cada persona, en el respeto de los derechos fundamentales, como subraya su Doctrina Social, que aboga para que los derechos se amplíen allí donde no son reconocidos a millones de hombres y mujeres en todos los continentes. ¡En un mundo en el que se habla tanto de los derechos, cuántas veces, de hecho, viene pisoteada la dignidad humana! ¡En un mundo en que se habla tanto de los derechos, parece que el único que tiene derechos es el dinero. Queridos hermanos y hermanas, vivimos en un mundo en el
que manda el dinero… donde reina el fetichismo del dinero.
Por ello, subrayó el Pontífice “la familia de las naciones está llamada a intervenir en un espíritu de solidaridad fraterna: para la Iglesia Católica nadie es un extraño, nadie está excluido, nadie está lejos. Todos somos una sola familia humana”. “Y la atención materna de la Iglesia se manifiesta con especial ternura hacia los que están obligados a huir.

Marcar el Enlace permanente.

No se admiten más comentarios